El Gobierno francés comienza a entonar el 'mea culpa' y promete atender a los 'chalecos amarillos'