El gobierno británico quiere prohibir la venta de bebidas energéticas a niños