El gobernador de NY dice que "no hay indicios de que sea terrorismo internacional"