Dos siamesas de diez meses, separadas con éxito en una operación pionera en el mundo