Europa dividida tras la decisión del Reino Unido