El fuego de Canadá amenaza las plantas petrolíferas