El fuego arrasa con más de 3.200 hectáreas en el norte de Los Ángeles