El muro fronterizo de Trump empieza a cobrar forma