La ola de frío polar, la pesadilla de los refugiados en Serbia