Un fotógrafo capta el momento en el que un policía asfixia a un detenido en EEUU