La fiebre del 'selfie' llega a la Meca