Dos familias se salvaron de milagro de subir al fatídico vuelo de AirAsia