La familia de Felipe, el niño fallecido en la frontera con México, espera entre lágrimas su cuerpo