La familia Beckham decide fijar su nueva residencia en Londres