El falso reloj bomba de un chico de 14 años, de la Casa Blanca a Facebook