El cohete MOMO-2 despega y se estrella en cuatro segundos