La exmujer del tirador de Orlando intentó convencerle de que no perpetrara el ataque