Las esvásticas manchan de odio varias ciudades de Estados Unidos