La estatua que revoluciona un campus femenino en EEUU