Dos estadounidenses, los primeros en ascender el muro de El Capitán sin cuerdas