El Estado Islámico se hace con el aeropuerto de Mosul