El Estado Islámico, acorralado en Mosul