La tragedia del estadio de Hillsborough fue un homicidio, no un accidente