Activistas británicas, seducidas y espiadas por agentes de Scotland Yard