Los españoles en San Petersburgo cuentan el caos que impera en la ciudad