Una maestra mantiene su escuela abierta en primera línea de fuego