Enfermo terminal de cáncer, obligado a llamar a la policía para que le lleve comida