Un empresario sevillano, ¿violador en serie de estudiantes estadounidenses?