El embajador ruso en EEUU deja el cargo tras una agitada primera mitad de 2017