Los elefantes de Tailandia, un peligro para los turistas