La primera ronda de las presidenciales francesas promete emociones fuertes