Más de 1.600 efectivos luchan para apagar el fuego abierto en cuatro focos en Portugal