Los edificios de lujo de Londres colocan "púas antivagabundos"