Los duques de Cambrigde y el príncipe George, en Sydney