Trump da un giro a su política exterior y da total credibilidad a Putin sobre la injerencia rusa