Los detenidos en Alemania no tienen relación directa con París