La derecha francesa elige ya a su candidato con la vista puesta en el Elíseo