Las departamentales francesas de hoy podrían registrar una abstención histórica