Así es por dentro un centro de detención de niños inmigrantes en Estados Unidos