El premio Nobel de la Paz celebra su galardón con sus pacientes en el hospital de Bukavu