UNICEF advierte de que la conmoción no basta y hay que actuar con los refugiados