Con la puerta europea cerrada, los refugiados protestan por las expulsiones