La polución y la contaminación se disparan en Pekín y en el norte de China