La comunidad española en Burkina Faso permanece en sus casas