Así es un colegio a un kilómetro de la guerra