Un cocodrilo campa a sus anchas en una playa de Miami