La coalición mata más de 2.400 milicianos del Estado Islámico y 131 civiles