El impacto del cambio climático se traduce en más sequías, inundaciones y muertes