El resquicio legal que podría destituir a Donald Trump