Una pequeña ciudad de Estados Unidos, convertida en un río de aguas bravas